Gramática de la lengua de signos: nociones básicas

El orden de los signos dentro de la oración

Como ya sabéis, la lengua de signos sigue unas reglas gramaticales específicas. Entonces… ¿cómo se forma una oración en lengua de signos? ¿La estructura es la misma que utilizamos en la lengua oral? ¡No!

Esta es una de las cosas más importantes que debéis saber: en la lengua de signos, la estructura gramatical no es la misma que en la lengua oral. Es decir, el orden de las palabras no coincide con el de los signos a la hora de formar oraciones. En la lengua oral española (LOE), el orden es sujeto–verbo–objeto; en cambio, en la lengua de signos española (LSE) el orden es sujeto–objeto–verbo. Mejor lo vemos con un ejemplo:

[LOE] Yo–bebo–agua

[LSE] Yo–agua–beber

Este es el orden básico de los signos dentro de una oración —hay excepciones, aunque no son frecuentes—, pero ¿y si le metemos algunos complementos?  Vamos a ello.

LSE: construyendo oraciones

  • En la lengua de signos, los pronombres son fundamentales para indicar el sujeto de la oración:

    [LOE] Yo estoy cansada

    [LSE] YO–cansada

    Ah, ¿os habéis fijado? 🙂 No hemos incluido el verbo estar en la oración signada. ¡En la lengua de signos no utilizamos los verbos ser/estar!

  • En la LSE, la temporalidad siempre será signada al principio de la oración. Además, para indicar el tiempo verbal, utilizaremos el signo pasado, presente (hoy) o futuro.

[LOE] Vi una película ayer por la tarde

[LSE] Ayer–tarde–película–ver

  • Por el contrario, los adjetivos siempre irán detrás del nombre al que acompañan:

[LOE] Mi bufanda es muy bonita

[LSE] Mi–bufanda–bonita

  • Los adverbios también se suelen ubicar al final de la oración, para complementarla:

[LOE] Mi instituto está lejos [adverbio de lugar]

[LSE] Instituto–mío–ese (demostrativo)–lejos

[LOE] Yo estoy en casa todavía [adverbio de tiempo]

[LSE] Yo–casa–todavía

  • En la lengua de signos también utilizamos preposiciones, aunque no tantas como en la lengua oral (con, contra, hasta, para, por, sin desde son algunas de las más utilizadas):

[LOE] Vivo con mis padres hasta que tenga dinero

[LSE] Mis–padres–vivir–conhasta–yo–dinero–tener

  • Y… ¿los artículos? Teníamos nuestra razón para no hablar antes de ellos: en la lengua de signos no hay artículos. Efectivamente, las personas sordas son capaces de expresar cualquier cosa sin artículos.

[LOE] He quedado con mi prima a las ocho

[LSE] Mi–prima–yo (las dos)–quedar–hora–ocho

  • … y podríamos seguir, pero son muchos los complementos con los que podemos formar oraciones y los iremos viendo poco a poco. En todo caso, es muy importante que sepáis que las oraciones en lengua de signos tienen que seguir una secuencia cronológica; es decir, tenemos que signar utilizando un orden lógico temporal. Por ejemplo:

[LOE] Después de cenar me fui de fiesta

[LSE] Yo–cenar–fin–fiesta–ir

Componentes no manuales

Despedimos el post recordándoos uno de los palabros de la lengua de signos: los componentes no manuales. ¿Te suena? Son todas las expresiones faciales y corporales que pueden acompañar a un signo o  a una frase y que, por tanto, nos ayudan a darle un sentido u otro a aquello que estamos diciendo. Ya los habíamos visto anteriormente…

[LOE] No sé si mañana iré a la piscina…

[LSE] Mañana–piscina–ir–no saber… (Cara de duda)

En este caso, para expresar una entonación dubitativa, el signo de duda suele signarse al final de la frase junto con una expresión facial dubitativa.

A modo de resumen, y para terminar, os dejamos una tabla en la que se ven claramente las diferencias que hay entre una lengua y otra:

Tabla LOE LSE

Si te ha parecido útil lo que has aprendido, no dudes en compartirlo en tus redes sociales. Pero hay mucho más, ¡atento al blog!

Esperamos vuestras opiniones y dudas en los comentarios 😉

Nuestra experiencia en el ‘Demo day’ 2014 de Think Big

Foto de cabecera: Carlos Barrabes

El pasado jueves 4 de diciembre, Teo y Carmen acudieron en representación de Showleap a una de las grandes citas del emprendimiento social del año en nuestro país, el Demo Day ThinkBig Jóvenes. Esta vez ShowLeap iba como invitado, pero en el Espacio Fundación Telefónica de Madrid se exponían otros nueve proyectos muy interesantes.

Neuroname, Dexinde, Música para despertar, Cienciaterapia,  3Wtasks, Proyecto Goliat, La integración natural, Vital Signs y Picto Connection fueron los proyectos seleccionados para presentarse ante el público en este segundo #demodayTB.   


Para ShowLeap, una experiencia más junto al ecosistema del emprendimiento español. Nos quedamos con esta frase de Carlos Barrabes en el evento: «Emprender es desafiar, inspirar y confiar». ¡Y en ello estamos! 😉

Parámetros formacionales de la LSE: ¿cómo se construyen los signos?

Como ya sabéis, la lengua de signos española (LSE) es una lengua viso-gestual que tiene sus propias características lingüísticas y gramaticales para construir las oraciones mediante signos. Pues ahora os voy a contar cómo se pueden clasificar estos signos para aprender a distinguirlos. Pueden ser:

  • Signos icónicos. Cuando el signo en sí se parece mucho a la realidad que quiere representar (puede imitar la forma, el movimiento, tener una relación espacial…). Por ejemplo, el signo que representa la palabra casa hace la forma del tejado de una casa.

Blog ShowLeap - Parametros formacionales LSE

  • Signos intermedios. Son los que se basan en el alfabeto dactilológico (¡ya lo hemos visto en el blog!) para representar una palabra. Por ejemplo, la palabra  se forma representando las dos letras del abecedario que la componen.

Blog ShowLeap - Parametros formacionales LSE

  • Signos arbitrarios. Aquellos que nada tienen que ver con la realidad a la que representan. Por ejemplo, como veis en la imagen, el signo de la palabra nombre no tiene ninguna iconicidad.

Blog ShowLeap - Parametros formacionales LSE

Pues ahora que ya sabemos que existen diferentes tipos de signos, vamos a ver cómo podemos formarlos. ¿Preparados? Repetid conmigo: querología.

Quero… ¿qué?

Querología.  La fonología se encarga de estudiar los fonemas, ¿verdad? Bueno, pues en el caso de la lengua de signos española, la rama que se encarga de estudiar los queremas es la querología. ¿Y qué son los queremas? Los queremas son las diferentes partes que forman un signo —es decir, los parámetros formacionales. Y estos, a su vez, formarán las frases signadas.

En la LSE tenemos seis parámetros que nos van a ayudar a diferenciar, analizar y aprender exactamente cómo se construye cada signo:

  1. Queirema o forma de la mano mientras se realiza el signo. Las últimas investigaciones constatan que existen unos 29 queiremas.
  2. Toponema o lugar donde se hace el signo. En total hay 25 toponemas, que están distribuidos por cuatro zonas del cuerpo: el espacio neutro o el tronco (con o sin contacto), la cabeza, el brazo izquierdo y el brazo derecho.
  3. Kinema o movimiento de la mano. Hay 18 movimientos diferentes (giratorios, en vaivén, movimientos alternos, rectos…).
  4. Kineprosema o dirección del movimiento de la mano. Se aprecian 6 direcciones principales del movimiento: hacia arriba, hacia abajo, hacia la derecha, hacia la izquierda…
  5. Queirotropema o orientación de la palma de la mano. Independientemente de qué configuración adquiera la mano, la palma siempre señalará una dirección u otra. Hay 9 orientaciones posibles.
  6. Prosoponema o expresión corporal y labio-facial. Son todos los componentes que acompañan al signo y en los que no se utilizan las manos. Los movimientos del cuerpo, de la boca, etc. Por ejemplo, la expresión facial nos ayuda a saber si nos quieren hacer una pregunta —levantando las cejas— o es una afirmación. Esta parte es tan importante que, si cambiamos el prosoponema de un signo, podemos estar diciendo otro totalmente diferente.

Mediante la combinación de estos parámetros surgen todos los signos, pero lo que hemos visto hoy tan solo es la base. Un buen punto de partida —eso si— para conocer y practicar la lengua de signos. Atentos a nuestro blog, porque pronto os explicaremos más sobre cómo comunicarnos en lengua de signos.