Otras formas de comunicación visogestual que no son lengua de signos

Muchas veces, cuando vemos mover las manos a alguien, pensamos que es probable que esa persona esté comunicándose en lengua de signos, ¿verdad? Bueno, pues hoy vamos a dejar la gramática a un lado para aprender que esto no siempre es así 😉

A lo largo de la historia, en el contexto educativo de las personas sordas, se han desarrollado diferentes sistemas alternativos de comunicación con un fin común: representar la lengua oral para facilitar el aprendizaje de ésta; pero no solo a personas sordas, sino también a personas con otras discapacidades. Estos sistemas siempre dependen de la lengua oral; no son sistemas independientes y no constituyen una lengua —aunque en algunas ocasiones se pueden confundir con la Lengua de Signos Española, ¡por lo que hay que tener cuidado!

Hay un montón de sistemas, pero los más conocidos y los que más se han llevado a la práctica con personas sordas hasta el momento son:

  1. El sistema bimodal
  2. La palabra complementada
  3. El dactilológico (que ya vimos lo que era en este blog)

El sistema bimodal

El sistema bimodal se basa en el uso del habla y los signos a la vez, aunque la sintaxis y el orden de las palabras sigue siendo el de la lengua oral.

Otras formas de comunicación viso gestual que no son lengua de signos 1Este sistema busca facilitar el aprendizaje de la lengua oral a través de los apoyos visuales que nos dan los signos; y por ello, el objetivo importantísimo del bimodal es que las personas sordas u otros colectivos con diversidad funcional desde la infancia desarrollen una competencia lingüística que les facilite el acceso a la lengua oral.

La palabra complementada

Captura de pantalla 2015-03-22 a las 23.55.19Gracias a este sistema se puede percibir el habla a través de la vista. Ahora necesito que leáis lo siguiente con atención, para que quede claro: en este sistema se combina la lectura labial con los componentes manuales, que son ocho configuraciones de la mano que se elaboran en tres posiciones diferentes y se mueven de diferente manera según el tipo de sílaba que se quiera ejecutar (queirema y kinema… ¿los recuerdas?). Además, son movimientos dispuestos en la cara o el cuello (toponema).

Y ¿para qué es esto? Pues, básicamente, lo que hace es ayudar a diferenciar sonidos muy parecidos, por ejemplo “BA” o “PA”. Si pronunciáis estas dos sílabas delante del espejo, os daréis cuenta de que la posición de los labios es la misma y por tanto, para una persona sorda, va a ser muy difícil distinguir un sonido de otro. ¡Haced la prueba! 🙂 S Y recuerda que no hablamos de sílabas sino de sonidos, que es lo que realmente interesa para aprender.

 El dactilológico

Como ya sabrás si eres lector de este blog con este sistema se puede representar manualmente el abecedario, porque representa la grafía.

Otras formas de comunicación viso gestual que no son lengua de signos 3Lo utilizan sobre todo las personas sordas con el objetivo de construir cualquier palabra que carezca de signo (tecnicismos, nombres propios, etc.), aunque en realidad con el dactilológico se puede construir cualquier palabra. No es un sistema único de España, cada país domina un dactilológico diferente; por lo que según donde nos encontremos este sistema podrá variar más o menos.

Antes de terminar… ¡CUIDADO! No puedes irte sin entender algo muy importante.

A través de estos sistemas educaremos a la persona sorda desde perspectivas o puntos de vista diferentes: priorizando la lengua oral, la lengua de signos, o una combinación de ambas. En este contexto, hay tres posturas fundamentales con respecto a la educación de esta persona: hablamos del método oralista, el método bilingüe y la propia lengua de signos, pero… ¿cuál es el método más adecuado? ¿Y por qué? ¡En el siguiente post lo sabréis! 😉

Si te ha parecido útil lo que has aprendido, no dudes en compartirlo en tus redes sociales. Pero hay mucho más, ¡atento al blog!

Esperamos vuestras opiniones y dudas en los comentarios 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *