Día Nacional de las Lenguas de Signos Españolas

02 Dia Nacional Lenguas Signos EspaEl reconocimiento de las lenguas de signos ha sido una lucha constante por parte de las personas sordas. Por eso, el año pasado el Consejo de Ministros declaró el 14 de junio como el Día Nacional de las Lenguas de Signos Españolas con el objetivo de fomentar la inclusión, la igualdad de oportunidades y participación en una sociedad diversa, multilingüe y multicultural.

Hace relativamente poco que la lengua de signos es reconocida oficialmente; sí, pero… ¿a qué siglo se remonta su origen? Existe muy poca información sobre el origen de esta lengua, pero todos estaremos de acuerdo en que surgió en el mismo momento en que se encontraron dos personas sordas en un mismo lugar, ¿verdad? Entonces nos preguntamos… ¿es una lengua tan antigua que incluso podría haber surgido antes que las lengua orales? Porque sería un error pensar que la lengua de signos depende de la lengua oral…

Aproximación a la historia de la lengua de signos

La lengua de signos es una lengua minoritaria y minorizada por la sociedad desde hace siglos. Nos remontamos al siglo IV: San Agustín expone que «los sordos y bufones significan con los gestos… mucho y casi todo lo que nosotros hablamos; de donde encontramos que  los gestos mismos son signos». Para que os hagáis una idea, en esta época, los sordos no tenían derechos de ciudadanía reconocidos, y esto se mantendría hasta el siglo XVI, época del Renacimiento. Es aquí donde a las personas sordas se les comienza a reconocer esa capacidad de pensamiento, esa inteligencia “dormida”… pero ¿cómo? Siempre desde la dependencia y el aprendizaje de la lengua oral.

Durante estos años, los monjes comienzan a educar a los niños sordos y así surgen algunos proyectos educativos enfocados a la enseñanza de las personas sordas con alto nivel adquisitivo (familias de nobles); y bueno, se puede decir que utilizan como herramienta de aprendizaje las señas. En este sentido, la figura de Fray Pedro Ponce de León pasará a la historia por considerarse el primer educador de personas sordas del mundo.

Un cambio de mentalidad es lo que necesitaba la sociedad. ¿Por qué los monjes y no otras personas fueron los que enseñaron a los niños sordos a expresar su pensamiento mediante los signos? Porque, antiguamente, los monjes estaban obligados a respetar el voto de silencio en los monasterios y se hacían comprender mediante señas. Fue por ello por lo que Ponce de León cayó en la cuenta de que era posible expresar la razón sin habla, así que utilizó con los niños sordos un sistema gestual de comunicación.

A lo largo de la historia, muchas personas han tenido como objetivo crear sistemas de enseñanza para las personas sordas (el Licenciado Lasso con su Tratado legal sobre los mudos de 1550, Juan Pablo Bonet con su Reduction de las letras y Arte para enseñar á ablar los Mudos de 1620…), sin embargo hay que esperar hasta la época de la Ilustración para encontrar un reconocimiento claro de que la lengua materna de las personas sordas es verdaderamente la lengua de signos. Esta afirmación se puede encontrar en el libro publicado por el abad L´Epée, Introducción de los sordomudos a través de los signos metódicos, (1776). Charles-Michel de l’Épée llegó a un acuerdo con los alumnos sordos, estableciendo signos artificiales pactados para poder comunicarse con ellos. Fue la primera vez que las personas sordas recibían educación de forma colectiva.

Tres años después, en 1779, se publica el primer libro en defensa de la lengua de signos,  ¡escrito por una persona sorda!: Observaciones de un sordomudo sobre un curso elemental de educación de sordos y mudos, de Pierre Desloges.

¿Y en España, qué ha pasado?

Aquí siguen esta misma línea de enseñanza a partir de los propios signos de los alumnos sordos. En 1795 se fundó el primer colegio para sordos en España y se publicó Escuela Española de Sordomudos o Arte para enseñarles a escribir y hablar el idioma español, de Lorenzo Hervás y Panduro, que aconseja enseñar a los sordos desde el medio más natural para ellos. Sin embargo, tenemos que destacar que el primer registro de signos españoles fue el Diccionario de mímica y dactilología de Francisco Fernández Villabrille (1851), donde se describen hasta 1547 signos. Este documento es muy muy importante, porque es el primer diccionario de Lengua de Signos en España.

No obstante, en 1880 se convocó un Congreso Internacional de Maestros de Sordomudos en Milán que fue un gran retroceso para las lenguas de signos. «¡Viva la palabra!» era el lema de aquel congreso, que provocó un cese de de la transmisión de las lenguas de signos y su desaparición de las escuelas en favor de una metodología oralista que vetaba a los sordos de su lengua natural. Pero, en su vida cotidiana, las personas sordas siguieron utilizando la lengua de signos, su lengua materna.

En los años 20, Lev Vigotski y William Stokoe fueron los que se dieron cuenta de que la lengua de signos cumplía con todos los requisitos necesarios para ser considerada una verdadera lengua. Poco a poco, las personas sordas volvieron a reactivar la lucha por el derecho a utilizar su lengua y como veis, hasta nuestros días, la lucha por su reconocimiento ha sido constante. Así, mediante la investigación y la puesta en duda de los métodos oralistas que se utilizaban en la educación de estas personas se han conseguido grandes logros: avances, pequeñas batallas que apreciamos hoy en día mediante los diferentes congresos celebrados en relación con la lengua de signos, los diccionarios editados y publicados, las legislaciones tanto en el ámbito estatal como autonómico, las asociaciones, federaciones y centros de interpretación…

A pesar de que la lengua de signos es una lengua muy novedosa, es difícil resumir en unos pocos párrafos su origen y lo que realmente ha significado para la Comunidad Sorda. Espero que os haya parecido interesante, y recordad: ¡la lengua de signos es una lengua viva y dinámica, en continua evolución!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *