Érase una vez… ShowLeap (2/4)

En capítulos anteriores… ¿Que aún no has visto el primer capítulo de «Érase una vez… ShowLeap»? ¡LÉELO!

La del jueves 2 de abril fue una noche excitante (todo lo excitante que puede ser una noche para unos frikis de la programación) en la que nuestros aguerridos protagonistas no pararon de investigar la API del dispositivo. Rubén llegó desde Alicante para reunirse con Zuzanna y Jordi (compañeros de piso en Gandía) en la que meses después se convertiría en la central de operaciones de ShowLeap. Los tres juntos, por fin, lograron darle forma a la idea; y a la mañana siguiente, muy temprano, se dirigieron a Valencia —sede del concurso— con sus únicas armas: pizarra, rotuladores y el dispositivo Leap Motion. ¡Tan emocionados estaban que ni siquiera se percataron de que no tenían ni dónde dormir!

ShowLeapHackForGood
Jordi, Zuzanna, Nela y Rubén en el HackForGood VLC

Una vez llegados al lugar —la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Telecomunicación de la UPV—, Zuzanna, Jordi y Rubén recogieron sus respectivas acreditaciones y almorzaron mientras intentaban bajar las pulsaciones (¡gracias a los organizadores por los muffins y el café!). En esas que se les acercó una profesora de Matemáticas ecuatoriana que se encontraba haciendo el doctorado en la Universitat Politècnica de València, «interesada en nuevas tecnologías». Aunque Nela —que así se llamaba— no se iba a presentar al concurso, la conversación empezó a fluir entre los cuatro y pronto le propusieron unirse a esta descabellada idea. Hasta ese momento eran tres desarrolladores formados en las mazmorras del Grado en Telecomunicaciones y seguro que les vendría bien otro punto de vista; una persona capaz de investigar sobre la situación de las personas sordas en España, las soluciones tecnológicas existentes y cómo encarar la presentación para el HackForGood.

El viernes 3 de abril, día de la inauguración del concurso, cada equipo debía explicar qué quería conseguir en el hackatón. Cuando llegó el turno de ShowLeap (¿ya sabéis de dónde viene el nombre?), Zuzanna explicó la idea a los asistentes… y pareció que gustaba. ¡Incluso hubo quién presto atención a nuestro imberbe proyecto! Así pues, tras llenar de nuevo los estómagos, los cuatro se pusieron manos a la obra. Después de una tarde entera aprendiendo a programar el dispositivo nos dieron las 21 h (como al gran Sabina) y el recinto del HackForGood tenía que cerrar.

Nuestros protagonistas tuvieron que volver a la realidad. ¿Dónde dormían? Nela se erigió en salvadora del grupo: acogería a los tres valientes estudiantes en su casa. Aunque dormir, no durmieron mucho: tras descansar solo tres horas, su jornada empezó el sábado a las 4 AM (sí, AM). El equipo decidió implementar unos cuantos gestos para impresionar al jurado. Las horas pasaron demasiado rápido y pronto llegó la hora fatídica del pitch. No había quedado tiempo para practicar la exposición y, como Murphy no andaba muy lejos, ShowLeap iba a ser el primer proyecto en presentarse. He aquí  el resultado:

Pasado el miedo escénico, todo estaba en manos del jurado. Pocos minutos después el agotamiento de estos cuatro emprendedores desaparecería al escuchar el nombre de su proyecto junto a la palabra «ganadores». ShowLeap se llevó el primer premio del HackForGood Valencia y, tres días después, el HackForGood Global (el premio a nivel nacional)… pero no sería el único: el proyecto acabó acaparando un total de siete premios: dos a nivel local (Valencia ) y cinco a nivel nacional.

Punto y aparte. ¡A partir de este momento empieza la locura!

¿Quieres saber cómo continúa la historia? El próximo lunes 27 de octubre, tercer capítulo de «Érase una vez… ShowLeap».

Érase una vez… ShowLeap (1/4)

OnceUponaTimeÉrase una vez, allá por marzo de 2014, tres inquietos estudiantes de Telecomunicación que llevaban meses buceando en su inspiración para encontrar aquello a lo que muchos llaman «una idea feliz»: algo nuevo y motivador.

Zuzanna, Jordi y Rubén habían sido compañeros de clase y les apasionaba el mundo en el que habían decidido meterse, por lo que cuando vieron el anuncio del concurso HackForGood no dudaron en presentarse. El hackatón (así se conocen los encuentros de programadores para desarrollar software de manera colaborativa) estaba centrado en la innovación social y consistía en desarrollar una idea que ayudase a resolver problemas sociales. «Todo lo que contribuya a crear un mundo mejor», decían en su web. Llegados a este punto podríamos seguir la historia con dignidad y épica, alabando la claridad y la firmeza de sus ideas y de su proyecto… podríamos, pero vamos a intentar mentir lo menos posible en este apasionante relato. La verdad es que, a pocos días de la celebración del concurso, nuestros protagonistas estaban algo perdidos.

Como la distancia no permitía otra vía, se reunieron por videoconferencia para intentar arrojar algo de luz a esta nueva aventura a la que se enfrentaban. Ya estaban inscritos en el concurso, pero ¿qué podían presentar? La tormenta de ideas fue de tal magnitud que, aún hoy, la AEMET nos solicita documentación sobre aquella gloriosa noche. Resulta que el verano anterior Jordi había comprado un dispositivo llamado Leap Motion, capaz de detectar gestos mediante un conjunto de sensores —y este aparato se convertirá, junto con el lenguaje de programación Python, en la piedra angular del proyecto. El caso es que, con esto sobre la mesa, nuestros tres azarosos aventureros empezaron a devanarse los sesos… hasta que, en algún momento de ese extraño fenómeno meteorológico mental,  a Rubén se le ocurrió una idea. LA IDEA.

«¿Y por qué no hacemos un traductor de Lengua de Signos Española a castellano oral?»

leapmotionShowLeap2
Nuestro amado Leap Motion © ShowLeap

Touché. Esa misma noche empezaron a devorar toda la información posible para ver si ya existía algo parecido. ¡Nada! En el mercado había muchos traductores de castellano escrito a LSE, pero ninguno realizaba el proceso inverso. Incluso en la propia web del HackForGood encontraron una idea similar: una tal Rebeca Díez proponía el uso de la cámara de móviles y tablets para traducir la lengua de signos; pero esto no hizo más que reafirmar a nuestros jóvenes investigadores en la idea de que sólo con un dispositivo de vídeo no era posible llevar a cabo el objetivo que se habían planteado, puesto que necesitaban recoger los datos en tres dimensiones. Aún así contactaron con Rebeca, quien les dio mucho ánimo para hacer realidad su maravillosa idea.

La «idea feliz» se enfrentaba al primero de los retos: los tres amigos tenían que descubrir cómo programar y usar el dispositivo Leap Motion para que interpretase gestos y los transformase en palabras escritas. «Si tenemos este dispositivo, podemos programarlo para que sepa interpretar los signos», se repetían hasta el martirio.

¿Quieres saber cómo continúa la historia? El próximo lunes 20 de octubre, el segundo capítulo de «Érase una vez… ShowLeap».

Declaración de intenciones

En esta primera entrada queremos daros la bienvenida de parte de cada uno de los que hacemos posible esta aventura: Zuzanna, Jordi, Rubén, Javi, Teo y Carmen. ¡Encantados! 😉

ShowLeap es un proyecto en construcción, con todo lo malo (y lo bueno) que eso conlleva. Formamos un equipo joven, pero con ilusión, que intentará convertir este ímpetu en ganas de aprender. Puede que nos equivoquemos, pero siempre intentaremos sacar un aprendizaje de nuestros errores y mirar hacia adelante. Sabemos que hay gente con más experiencia que cada uno de nosotros en nuestro campo, de ahí que empecemos con muchísima humildad y abiertos a todos los estímulos que podamos recibir; pero muy ambiciosos y seguros de nuestras posibilidades.

En ShowLeap, nuestro objetivo es lanzar al mercado un sistema que traduzca la lengua de signos a voz, y viceversa, en tiempo real.

Queremos aprender en este camino y compartir nuestros progresos con vosotros. Nos gustaría haceros partícipes de todo el proceso, y por ello hacer este blog vuestro, cercano y ameno. Por ello, el objetivo de este blog es triple:

  1. Dar una mayor visibilidad a los verdaderos destinatarios de este proyecto: la comunidad sorda. Aún en pleno siglo XXI, todavía queda mucho camino por recorrer en cuanto al reconocimiento de sus derechos y su plena inclusión en la sociedad a la que pertenecen. Por desgracia, cada vez reciben menos apoyos —tanto económicos como sociales—, lo que dificulta su acceso sin barreras a diferentes ámbitos de la vida diaria. Desde el blog de ShowLeap trataremos de acercar la Lengua de Signos Española (LSE) y promoverla, intentando hacerla accesible a todos los usuarios.
  2. Manteneros actualizados sobre el estado del proyecto: necesidades, dificultades, próximos retos, etc.
  3. Publicar contenido divulgativo relacionado con el proyecto. Desde ShowLeap creemos que el conocimiento de cualquier rama debe ser comprensible y accesible a todo aquel que tenga una mínima curiosidad. Por ello, trataremos de publicar contenido divulgativo relacionado con el proyecto: LSE, programación, estadística, Machine Learning, etc.

Nacimos para quedarnos, así que no nos pierdas de vista 🙂

¡Bienvenid@ a ShowLeap!

¿Qué es ShowLeap?

ShowLeap es un proyecto que tiene como objetivo lanzar al mercado un sistema que traduzca la lengua de signos a voz, y viceversa, en tiempo real.